Finalista del VII Concurso de Microrrelatos Lenteja de Tierra de Campos

por | Mar 1, 2021 | Blog | 6 Comentarios

Concurso de microrrelatos

Imagen facilitada por el Consejo Regulador de la IGP Lenteja de Tierra de Campos,

Empieza a ser algo así como una maldición, o bendición, según se mire, eso de quedar finalista en los concursos literarios. No es una queja, al contrario. Me siento muy agradecida por la oportunidad de participar y de que un jurado formado por gente que yo no conozco de nada se fije en mis escritos.

En esta ocasión he quedado finalista del VII Concurso de Microrrelatos Lenteja de Tierra de Campos con el texto: “Hay cosas que sí cambian” cuyo fallo se hizo público este 28 de febrero, y al que se han presentado 600 participantes. Los relatos no podían superar las 200 palabras y debían incluir en el texto la palabra “lenteja”, siendo, por lo demás, de temática completamente libre.

Me ha resultado especialmente interesante que la organización haya dramatizado los relatos ganadores (tres) y los finalistas (siete). Es decir, que los puedes escuchar en una voz que los ha teatralizado con maestría.

Mi enhorabuena a los autores ganadores, cuyos relatos, por cierto, he leído y son muy buenos.

A continuación tienes mi microrrelato “Hay cosas que sí cambian”, finalista del VII Concurso de Microrrelatos Lenteja de Tierra de Campos

Hay cosas que sí cambian

Diez minutos esperando y ella sin aparecer. Hay cosas que nunca cambian. Me ha citado en un restaurante que sabe que detesto, pero acepto el chantaje.

Al fin llega en un ajustado vestido de verano que rebela su considerable pérdida de peso. Me mira. Está sopesando el impacto que me causa su incuestionable buen y mejorado aspecto, así que no la defraudo:

—Estás fantástica, Marta.

—Gracias. No puedo decir lo mismo de ti —dice ella haciéndome un desdeñoso repaso—. Hay cosas que nunca cambian, ¿verdad Víctor? —ironiza, con sus ojos detenidos en mi crecida barba.

Ignoro sus intentos de dinamitar la reunión y voy al grano.

—¿Estás de acuerdo, entonces, en las condiciones de divorcio que te propuse?

—¡Vamos a pedir antes la comida, si no te importa! —refuta algo indignada, jugando a mantener las riendas.

—Ah, pues te sugiero la ensalada de lentejas —indico, sumiso—. Está deliciosa —y me paso la mano por el mentón sabiendo que se fijará en la ausencia de alianza.

—¿Desde cuándo te gustan las lentejas? —pregunta airada, cayendo en la trampa.

—Marta, hay cosas que, afortunadamente, sí que cambian. Tú ahora estás preciosa, y a mí me encantan las lentejas.

En este enlace puedes escuchar mi microrrelato: “Hay cosas que sí cambian” 

Concurso de microrrelatos

Imagen facilitada por el Consejo Regulador de la IGP Lenteja de Tierra de Campos,

Empieza a ser algo así como una maldición, o bendición, según se mire, eso de quedar finalista en los concursos literarios. No es una queja, al contrario. Me siento muy agradecida por la oportunidad de participar y de que un jurado formado por gente que yo no conozco de nada se fije en mis escritos.

En esta ocasión he quedado finalista del VII Concurso de Microrrelatos Lenteja de Tierra de Campos con el texto: “Hay cosas que sí cambian” cuyo fallo se hizo público este 28 de febrero, y al que se han presentado 600 participantes. Los relatos no podían superar las 200 palabras y debían incluir en el texto la palabra “lenteja”, siendo, por lo demás, de temática completamente libre.

Me ha resultado especialmente interesante que la organización haya dramatizado los relatos ganadores (tres) y los finalistas (siete). Es decir, que los puedes escuchar en una voz que los ha teatralizado con maestría.

Mi enhorabuena a los autores ganadores, cuyos relatos, por cierto, he leído y son muy buenos.

A continuación tienes mi microrrelato “Hay cosas que sí cambian”. Finalista del VII Concurso de Microrrelatos Lenteja de Tierra de Campos

 

Hay cosas que sí cambian

Diez minutos esperando y ella sin aparecer. Hay cosas que nunca cambian. Me ha citado en un restaurante que sabe que detesto, pero acepto el chantaje.

Al fin llega en un ajustado vestido de verano que rebela su considerable pérdida de peso. Me mira. Está sopesando el impacto que me causa su incuestionable buen y mejorado aspecto, así que no la defraudo:

—Estás fantástica, Marta.

—Gracias. No puedo decir lo mismo de ti —dice ella haciéndome un desdeñoso repaso—. Hay cosas que nunca cambian, ¿verdad Víctor? —ironiza, con sus ojos detenidos en mi crecida barba.

Ignoro sus intentos de dinamitar la reunión y voy al grano.

—¿Estás de acuerdo, entonces, en las condiciones de divorcio que te propuse?

—¡Vamos a pedir antes la comida, si no te importa! —refuta algo indignada, jugando a mantener las riendas.

—Ah, pues te sugiero la ensalada de lentejas —indico, sumiso—. Está deliciosa —y me paso la mano por el mentón sabiendo que se fijará en la ausencia de alianza.

—¿Desde cuándo te gustan las lentejas? —pregunta airada, cayendo en la trampa.

—Marta, hay cosas que, afortunadamente, sí que cambian. Tú ahora estás preciosa, y a mí me encantan las lentejas.

En este enlace puedes escuchar mi microrrelato: “Hay cosas que sí cambian” 

Puedes hacer una consulta por Whatsapp

¡Hola! Haga clic en mi foto para iniciar un chat por Whatsapp

Matilde Bello

Matilde Bello

Periodista y escritora

online

Pin It on Pinterest

Share This