Hoy empieza…

por | Ene 26, 2023 | Blog | 10 Comentarios

Hoy, mujer, piano

Hoy empieza mi verano de nubes malvas y alisios quietos, una persiana cerrada a la apatía con el cartel de no molestar a tanto titubeo; donde las palabras pierden el compás, se olvidan del que va delante y detrás y dejan para los demás lo que es razonable y lo que tiene mérito.

Hoy arde la lumbre de las manos que se frotan, de las risas que se aflojan y lanzan campanas al vuelo; la fuerza del que va a por todas, del que aprieta los ojos que rebeldes lloran un alma llena de remiendos. Hoy suena una voz diestra en rehacerse, afónica de tanto insubordinarse al invierno.

Mi verano bebe de un sol gentil que sonríe sin permiso en plena cuesta de enero, y guarda su calor en bolitas de alcanfor para esparcir gratis su olor y que no me distraigan los recuerdos. Si un día le confunde la nieve cepilla el horizonte con las certezas de un incendio, y si entre la bruma se pierde, baña su desliz en lágrimas de abril para derramar lustroso su privilegio.

Voy a nadar en océanos de verbos mudos que sepan conjugar el hastío en silencio, a bailar entre suspiros de espuma que arrullen con caricias todos mis miedos. Que una borrasca de coraje temple la marejada donde se ahogan los sueños y salgan a flote con sus espinas clavadas, con su voluntad horadada de tanto tener los pies en el suelo.

Me voy a broncear con la luna que perfuma de ternura las noches que no duermo y a mecerme, ligera, en su penumbra de incertidumbre y de solitarios comienzos. Hoy empieza ese verano de momentos fugaces, de pulmones que retumban a corazón abierto, de bienvenidas que te abrazan y escriben en la pared inocentes te quiero.

El que ha comenzado bien, está a la mitad de la obra.

Horacio

 

 

Hoy, mujer, piano

Hoy empieza mi verano de nubes malvas y alisios quietos, una persiana cerrada a la apatía con el cartel de no molestar a tanto titubeo; donde las palabras pierden el compás, se olvidan del que va delante y detrás y dejan para los demás lo que es razonable y lo que tiene mérito.

Hoy arde la lumbre de las manos que se frotan, de las risas que se aflojan y lanzan campanas al vuelo; la fuerza del que va a por todas, del que aprieta los ojos que rebeldes lloran un alma llena de remiendos. Hoy suena una voz diestra en rehacerse, afónica de tanto insubordinarse al invierno.

Mi verano bebe de un sol gentil que sonríe sin permiso en plena cuesta de enero, y guarda su calor en bolitas de alcanfor para esparcir gratis su olor y que no me distraigan los recuerdos. Si un día le confunde la nieve cepilla el horizonte con las certezas de un incendio, y si entre la bruma se pierde, baña su desliz en lágrimas de abril para derramar lustroso su privilegio.

Voy a nadar en océanos de verbos mudos que sepan conjugar el hastío en silencio, a bailar entre suspiros de espuma que arrullen con caricias todos mis miedos. Que una borrasca de coraje temple la marejada donde se ahogan los sueños y salgan a flote con sus espinas clavadas, con su voluntad horadada de tanto tener los pies en el suelo.

Me voy a broncear con la luna que perfuma de ternura las noches que no duermo y a mecerme, ligera, en su penumbra de incertidumbre y de solitarios comienzos. Hoy empieza ese verano de momentos fugaces, de pulmones que retumban a corazón abierto, de bienvenidas que te abrazan y escriben en la pared inocentes te quiero.

El que ha comenzado bien, está a la mitad de la obra.

Horacio

 

 

Puedes hacer una consulta por Whatsapp

¡Hola! Haga clic en mi foto para iniciar un chat por Whatsapp

Matilde Bello

Matilde Bello

Periodista y escritora

online

Pin It on Pinterest

Share This