Tormenta de añoranza

por | Jun 11, 2020 | Blog | 8 Comentarios

Tormenta de añoranza

Imagen de Susan Cipriano en Pixabay

Me dice la lluvia que perfuma tus recuerdos con la tierra remota que te vio crecer, con aquel cielo que de pronto se hizo pequeño, y dibujó el presagio de un futuro alejado de él. Llenaste la maleta con una esperanza estrujada entre horizontes seductores que llegaron arrugados, arrastrando los pies. Pero tú estiraste sus hilos, la planchaste con mimo y decoraste tu casa con las mil y una razones para no dejarte vencer.

Custodia la distancia una tramposa nostalgia que por las noches magulla el alma y al alba endulza las horas de miel. Si te rindes a su tutela derribará tus defensas, vestirá los vacíos de ausencias y en su aliento adictivo se perderá tu conciencia, como una idea errática buscando la musa en el blanco del papel.

La soledad camina desnuda por ese desierto de espuma por el que gravita con arrestos tu carácter. Desoyes el desánimo de la amargura, los cantos de sirena que silban melodías de abandono y renuncia; el desarraigo que te oprime con su voz ceñuda y con paciencia disciplinas para que su áspero aguijón se torne acicate

Veo en el fondo de tus ojos las alas atadas de una libertad arrinconada que duerme la promesa de un nuevo atardecer. Te empapas de rutina que labras en la resignación de tu templanza, trabajas regateando lamentos y miedos que si avanzan, te resquebrajan, y enfocas la mirada en los ojos que te esperan, que descuentan con anhelo los días que faltan para volverte a ver.

La misma lluvia que ha llenado tu copa con una tormenta de añoranza, y se ha atascado en tu garganta, es agua de manantial para tu sed. En su corriente viajan tus sueños libres de grilletes, presencias pasadas pero siempre vigentes, que llegan con un beso en la frente, cosen tus heridas, te recuerdan quién eres y como el calor de un niño recién levantado, desbordan con una verbena de afecto tu piel.

 

 “La añoranza es el camino previo a convertirse en estatua de sal”

Enrique MÚGICA

 

Tormenta de añoranza

Imagen de Susan Cipriano en Pixabay

Me dice la lluvia que perfuma tus recuerdos con la tierra remota que te vio crecer, con aquel cielo que de pronto se hizo pequeño, y dibujó el presagio de un futuro alejado de él. Llenaste la maleta con una esperanza estrujada entre horizontes seductores que llegaron arrugados, arrastrando los pies. Pero tú estiraste sus hilos, la planchaste con mimo y decoraste tu casa con las mil y una razones para no dejarte vencer.

Custodia la distancia una tramposa nostalgia que por las noches magulla el alma y al alba endulza las horas de miel. Si te rindes a su tutela derribará tus defensas, vestirá los vacíos de ausencias y en su aliento adictivo se perderá tu conciencia, como una idea errática buscando la musa en el blanco del papel.

La soledad camina desnuda por ese desierto de espuma por el que gravita con arrestos tu carácter. Desoyes el desánimo de la amargura, los cantos de sirena que silban melodías de abandono y renuncia; el desarraigo que te oprime con su voz ceñuda y con paciencia disciplinas para que su áspero aguijón se torne acicate

Veo en el fondo de tus ojos las alas atadas de una libertad arrinconada que duerme la promesa de un nuevo atardecer. Te empapas de rutina que labras en la resignación de tu templanza, trabajas regateando lamentos y miedos que si avanzan, te resquebrajan, y enfocas la mirada en los ojos que te esperan, que descuentan con anhelo los días que faltan para volverte a ver.

La misma lluvia que ha llenado tu copa con una tormenta de añoranza, y se ha atascado en tu garganta, es agua de manantial para tu sed. En su corriente viajan tus sueños libres de grilletes, presencias pasadas pero siempre vigentes, que llegan con un beso en la frente, cosen tus heridas, te recuerdan quién eres y como el calor de un niño recién levantado, desbordan con una verbena de afecto tu piel.

 

 “La añoranza es el camino previo a convertirse en estatua de sal”

Enrique MÚGICA

 

Puedes hacer una consulta por Whatsapp

¡Hola! Haga clic en mi foto para iniciar un chat por Whatsapp

Matilde Bello

Matilde Bello

Periodista y escritora

online

Pin It on Pinterest

Share This