El perfume de tus páginas

por | Sep 10, 2020 | Blog | 3 Comentarios

Mujer leyendo

Déjame que baile descalza sobre el misterio de tus páginas hasta deshilvanar los nudos que habitan en ese laberinto cuyo destino es la magia. Estoy encadenada a tu voz, como el sol a la mañana, pues contigo se pliegan las alas que agitan mis cicatrices, y la soledad se columpia plácida, mientras tú me acompañas.

En ese lagar de palabras destapadas las letras sonríen panza arriba y trazan en mis pies su mapa del tesoro con algunas trampas. Guiada por los vapores que despides camino por leyendas antiguas, por amores vedados en novelas de fábula, me pierdo en cuentos y memorias, incluso me atasco en algunas historias de poca enjundia que se visten de fiesta para no decir nada.

Me hundo en el interior de tus entrañas para advertir lo que insinúas entre líneas y prenderme con tu luz cuando te explayas. Eres abrigo traicionero de mis miserias más mundanas, me arropas, solícito, tapando carencias que descubres sepultadas, y con la misma diligencia señalas la puerta a nuevos territorios de ignorancia.

Una melodía de atardeceres repica en la ventana mientras sucumbo a los sonidos camuflados en los capítulos que alumbran tu mirada. A veces brillas de una forma tan embriagadora que es difícil despedirse; tengo que beber los vientos de tus molinos mil veces antes de que te vayas. Suerte que te ofreces generoso a mi codicia, porque tú también disfrutas de los viajes que emprendemos y de todas las vidas que me regalas.

Llevo en la piel la huella de libros eternos que han llenado de primaveras aceras transitadas por pensamientos cobardes refugiados en su recelo.

Has despertado mil emociones, náufragas extraviadas en los jardines del alma, que perduran intactas por muchas noches que cante la luna, pues una vez que florecen es difícil olvidar su fragancia.

Déjame que me deleite con el perfume de tus páginas y que interprete tu música incluso en tus silencios, cuando callas.

 «La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla, y el alma contesta»

André Maurois

 

Mujer leyendo

Déjame que baile descalza sobre el misterio de tus páginas hasta deshilvanar los nudos que habitan en ese laberinto cuyo destino es la magia. Estoy encadenada a tu voz, como el sol a la mañana, pues contigo se pliegan las alas que agitan mis cicatrices, y la soledad se columpia plácida, mientras tú me acompañas.

En ese lagar de palabras destapadas las letras sonríen panza arriba y trazan en mis pies su mapa del tesoro con algunas trampas. Guiada por los vapores que despides camino por leyendas antiguas, por amores vedados en novelas de fábula, me pierdo en cuentos y memorias, incluso me atasco en algunas historias de poca enjundia que se visten de fiesta para no decir nada.

Me hundo en el interior de tus entrañas para advertir lo que insinúas entre líneas y prenderme con tu luz cuando te explayas. Eres abrigo traicionero de mis miserias más mundanas, me arropas, solícito, tapando carencias que descubres sepultadas, y con la misma diligencia señalas la puerta a nuevos territorios de ignorancia.

Una melodía de atardeceres repica en la ventana mientras sucumbo a los sonidos camuflados en los capítulos que alumbran tu mirada. A veces brillas de una forma tan embriagadora que es difícil despedirse; tengo que beber los vientos de tus molinos mil veces antes de que te vayas. Suerte que te ofreces generoso a mi codicia, porque tú también disfrutas de los viajes que emprendemos y de todas las vidas que me regalas.

Llevo en la piel la huella de libros eternos que han llenado de primaveras aceras transitadas por pensamientos cobardes refugiados en su recelo.

Has despertado mil emociones, náufragas extraviadas en los jardines del alma, que perduran intactas por muchas noches que cante la luna, pues una vez que florecen es difícil olvidar su fragancia.

Déjame que me deleite con el perfume de tus páginas y que interprete tu música incluso en tus silencios, cuando callas.

 «La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla, y el alma contesta»

André Maurois

 

Puedes hacer una consulta por Whatsapp

¡Hola! Haga clic en mi foto para iniciar un chat por Whatsapp

Matilde Bello

Matilde Bello

Periodista y escritora

online

Pin It on Pinterest

Share This