En el país de los gigantes huesudos

por | Ago 3, 2020 | Ficción | 0 Comentarios

banco gigante

Imagen @noticiasdecastelldefels 

-¡Ven Alexia! Vamos a escondernos aquí, a ver si los vemos.

-¿Crees que habremos llegado al país de los gigantes, Lidia? –Preguntó su hermana.

-¡Pues claro, tonta! Solo alguien muy alto y con un culo muy grande podría sentarse aquí.

Las gemelas se escabulleron tras las patas de aquel banco gigante y aguardaron expectantes, como si fuera a aparecer el sombrerero loco en busca de su Alicia.

-Niñas, ¿qué hacéis ahí? –Quiso saber la madre que venía unos pasos más atrás.

-¡Shhh…! –Exclamaron las dos al unísono-. Estamos esperando a los gigantes huesudos… –susurraron inquietas.

La noche anterior Raquel les había explicado a sus hijas que habían tenido que anular el viaje previsto en familia porque papá debía quedarse a trabajar. La cara de las niñas se apagó como un cielo al que se le extingue el sol, de modo que Raquel trato de resucitar la ilusión malherida:

-Escuchad, chicas. No haremos un viaje, pero vamos a tener vacaciones. ¿Os he hablado del país de los gigantes?

-Noooo –contestaron interesadas por el giro que había dado su madre a la conversación.

-Pues aquí, en Castelldefels, donde vivimos, está el reino de los gigantes huesudos –dijo en un tono cargado de suspense para captar su atención- y ya que nos quedamos aquí este verano, podríamos ir a conocerlo.

-¡Wow…! Sí mamá, por favor, por favor, ¿nos lo prometes, iremos? ¿Por qué son huesudos, es que no comen? –Torpedeó a preguntas Lidia que era la más decidida y parlanchina de las dos.

-Si os lo cuento se chafa la sorpresa –apuntó ella-. Mejor será que lo descubráis vosotras mismas. Y claro que iremos, mañana mismo. ¡Venga, a dormir!

Improvisar algo con lo que encender la imaginación de sus hijas de cinco años fue fácil. Al fin y al cabo ellas viajaban por el mundo hambrientas de fantasías con las que colorear su infancia. Pero no tenía tan claro que pudiera darle a la historia un desenlace digno de sus expectativas.

-¿Por qué los esperáis ahí escondidas? –Cuestionó la madre divertida al ver a las niñas tan exaltadas.

-Para que no nos pisen cuando lleguen. Tienen que ser muy grandes para poder sentarse en este banco tan enorme –replicó Alexia.

-La única manera de verlos –contradijo la madre- es subir ahí arriba, ahora mismo. ¡Vamos!

Raquel ayudó a las niñas a escalar a esa obra arquitectónica instalada en pleno Paseo Marítimo de Castelldefels, cuya zona de asiento se alzaba a más de un metro de altura del suelo. Con un esfuerzo faraónico logró ascender ella misma, contagiándose inmediatamente de la excitación de sus hijas.

-Mirad aquel barco –dijo mirando hacia el mar-. Si extendéis la mano es como si pudierais atraparlo.

-¡Es verdad, es verdad! Mira Alexia, puedo agarrar el avión que está pasando –explicaba Lidia con la cabeza mirando al cielo, la espalda apoyada en su madre y la mano derecha siguiendo la estela de la aeronave.

-¡Y yo puedo mover de sitio a los hombres voladores! –espetó Alexia intercambiando a los deportistas que hacían kitesurf, a los que cogía con el pulgar y el dedo índice como si fueran aceitunas del aperitivo.

-Entonces, niñas, -quiso saber Raquel rodeando el hombro de cada una para asegurarse de que no daban un traspié -¿dónde están los gigantes?

Alexia y Lidia miraron con curiosidad hacia el Paseo Marítimo por si estaban perdiéndose algo. Observaron a los paseantes que, caminando a ras del suelo, parecían mucho más pequeños de lo normal. Algunos viandantes sonreían al pasar, levantaban la cabeza y saludaban amistosamente. Entonces, impulsadas por esa mágica e inexplicable conexión que une a los hermanos gemelos, se les iluminó el rostro al mismo tiempo justo antes de decir:

-¡Nosotras somos las gigantes! –Gritaron emocionadas-. ¿Y somos huesudas, mamá? –Preguntó Alexia.

-Espero que sí –razonó la madre- es el único modo de que sigáis creciendo….

-¡Mamá, mamá! Mira, por allí vienen otros gigantes huesudos ¿Los ves Lidia? –Gritó Alexia.

-¡Halaaaa! Son muchísimos, y vienen hacia aquí –acompañó Lidia.

Un grupo de chicos zancudos avanzaba por el Paseo Marítimo dejando un rastro bullicioso a su paso. El sonido de los silbatos impregnaba el aire con estridencias festivas mientras realizaban sencillas pero vistosas coreografías con los zancos.  Al llegar a la altura del banco gigante sobre el que, desde hacía un rato, reinaban las gemelas, uno de ellos se acercó y les hizo una reverencia quitándose el sombrero multicolor que llevaba en la cabeza.

-¿Sois los gigantes huesudos? –Pregunto Lidia sin poderse contener.

-¡Shhhh… Es nuestro nombre secreto. Si lo decís en alto podemos desaparecer –le siguió el juego el muchacho.

Las niñas abrieron mucho los ojos y se taparon la boca al mismo tiempo.

-¿Vosotras sois, tal vez, las musas del banco?

-¿Qué son musas? –Preguntó Alexia.

-Son unas diosas que, cuando están cerca, es como si se oyera música por todas partes –contestó él mirando primero a una y luego a la otra.

-¡Pues entonces sí! –Confirmó Lidia-. Si quieres te cantamos la canción de la mariquita ciega…

El muchacho le guiñó el ojo y entonó la canción con ellas mientras hacía una pirueta con los zancos.

-No dejéis de soñar, niñas, y no se apagará la música… -dijo antes de hacer otra reverencia y despedirse.

Aquella noche las gemelas se peleaban por contar a su padre la historia:

-Y antes de marcharnos, papá, hemos pasado por las dos macetas gigantes que hay junto a la playa, y mami nos ha dicho que allí debajo viven los huesudos –explicaba Lidia.

-Solo que no podemos decirlo para no descubrir su secreto –terminó Alexia.

-¡Vaya, vaya! Veo que habéis tenido un día muy aventurero. ¿Y vuestra madre no os ha hablado de la bruja granuja?

-Ahhhhhh. No. ¿Cuál es? ¡Mamá, mamaaaaa…! –Gritaron las dos a la vez.

Raquel se sentó en la cama con ellos y señalando el castillo iluminado que asomaba por la ventana dijo:

-Nos espera allí, en el país de los piratas folloneros….

 “No hay teoría, simplemente escucha. La fantasía es la ley

Claude Debussy

 

banco gigante

Imagen @noticiasdecastelldefels 

-¡Ven Alexia! Vamos a escondernos aquí, a ver si los vemos.

-¿Crees que habremos llegado al país de los gigantes, Lidia? –Preguntó su hermana.

-¡Pues claro, tonta! Solo alguien muy alto y con un culo muy grande podría sentarse aquí.

Las gemelas se escabulleron tras las patas de aquel banco gigante y aguardaron expectantes, como si fuera a aparecer el sombrerero loco en busca de su Alicia.

-Niñas, ¿qué hacéis ahí? –Quiso saber la madre que venía unos pasos más atrás.

-¡Shhh…! –Exclamaron las dos al unísono-. Estamos esperando a los gigantes huesudos… –susurraron inquietas.

La noche anterior Raquel les había explicado a sus hijas que habían tenido que anular el viaje previsto en familia porque papá debía quedarse a trabajar. La cara de las niñas se apagó como un cielo al que se le extingue el sol, de modo que Raquel trato de resucitar la ilusión malherida:

-Escuchad, chicas. No haremos un viaje, pero vamos a tener vacaciones. ¿Os he hablado del país de los gigantes?

-Noooo –contestaron interesadas por el giro que había dado su madre a la conversación.

-Pues aquí, en Castelldefels, donde vivimos, está el reino de los gigantes huesudos –dijo en un tono cargado de suspense para captar su atención- y ya que nos quedamos aquí este verano, podríamos ir a conocerlo.

-¡Wow…! Sí mamá, por favor, por favor, ¿nos lo prometes, iremos? ¿Por qué son huesudos, es que no comen? –Torpedeó a preguntas Lidia que era la más decidida y parlanchina de las dos.

-Si os lo cuento se chafa la sorpresa –apuntó ella-. Mejor será que lo descubráis vosotras mismas. Y claro que iremos, mañana mismo. ¡Venga, a dormir!

Improvisar algo con lo que encender la imaginación de sus hijas de cinco años fue fácil. Al fin y al cabo ellas viajaban por el mundo hambrientas de fantasías con las que colorear su infancia. Pero no tenía tan claro que pudiera darle a la historia un desenlace digno de sus expectativas.

-¿Por qué los esperáis ahí escondidas? –Cuestionó la madre divertida al ver a las niñas tan exaltadas.

-Para que no nos pisen cuando lleguen. Tienen que ser muy grandes para poder sentarse en este banco tan enorme –replicó Alexia.

-La única manera de verlos –contradijo la madre- es subir ahí arriba, ahora mismo. ¡Vamos!

Raquel ayudó a las niñas a escalar a esa obra arquitectónica instalada en pleno Paseo Marítimo de Castelldefels, cuya zona de asiento se alzaba a más de un metro de altura del suelo. Con un esfuerzo faraónico logró ascender ella misma, contagiándose inmediatamente de la excitación de sus hijas.

-Mirad aquel barco –dijo mirando hacia el mar-. Si extendéis la mano es como si pudierais atraparlo.

-¡Es verdad, es verdad! Mira Alexia, puedo agarrar el avión que está pasando –explicaba Lidia con la cabeza mirando al cielo, la espalda apoyada en su madre y la mano derecha siguiendo la estela de la aeronave.

-¡Y yo puedo mover de sitio a los hombres voladores! –espetó Alexia intercambiando a los deportistas que hacían kitesurf, a los que cogía con el pulgar y el dedo índice como si fueran aceitunas del aperitivo.

-Entonces, niñas, -quiso saber Raquel rodeando el hombro de cada una para asegurarse de que no daban un traspié -¿dónde están los gigantes?

Alexia y Lidia miraron con curiosidad hacia el Paseo Marítimo por si estaban perdiéndose algo. Observaron a los paseantes que, caminando a ras del suelo, parecían mucho más pequeños de lo normal. Algunos viandantes sonreían al pasar, levantaban la cabeza y saludaban amistosamente. Entonces, impulsadas por esa mágica e inexplicable conexión que une a los hermanos gemelos, se les iluminó el rostro al mismo tiempo justo antes de decir:

-¡Nosotras somos las gigantes! –Gritaron emocionadas-. ¿Y somos huesudas, mamá? –Preguntó Alexia.

-Espero que sí –razonó la madre- es el único modo de que sigáis creciendo….

-¡Mamá, mamá! Mira, por allí vienen otros gigantes huesudos ¿Los ves Lidia? –Gritó Alexia.

-¡Halaaaa! Son muchísimos, y vienen hacia aquí –acompañó Lidia.

Un grupo de chicos zancudos avanzaba por el Paseo Marítimo dejando un rastro bullicioso a su paso. El sonido de los silbatos impregnaba el aire con estridencias festivas mientras realizaban sencillas pero vistosas coreografías con los zancos.  Al llegar a la altura del banco gigante sobre el que, desde hacía un rato, reinaban las gemelas, uno de ellos se acercó y les hizo una reverencia quitándose el sombrero multicolor que llevaba en la cabeza.

-¿Sois los gigantes huesudos? –Pregunto Lidia sin poderse contener.

-¡Shhhh… Es nuestro nombre secreto. Si lo decís en alto podemos desaparecer –le siguió el juego el muchacho.

Las niñas abrieron mucho los ojos y se taparon la boca al mismo tiempo.

-¿Vosotras sois, tal vez, las musas del banco?

-¿Qué son musas? –Preguntó Alexia.

-Son unas diosas que, cuando están cerca, es como si se oyera música por todas partes –contestó él mirando primero a una y luego a la otra.

-¡Pues entonces sí! –Confirmó Lidia-. Si quieres te cantamos la canción de la mariquita ciega…

El muchacho le guiñó el ojo y entonó la canción con ellas mientras hacía una pirueta con los zancos.

-No dejéis de soñar, niñas, y no se apagará la música… -dijo antes de hacer otra reverencia y despedirse.

Aquella noche las gemelas se peleaban por contar a su padre la historia:

-Y antes de marcharnos, papá, hemos pasado por las dos macetas gigantes que hay junto a la playa, y mami nos ha dicho que allí debajo viven los huesudos –explicaba Lidia.

-Solo que no podemos decirlo para no descubrir su secreto –terminó Alexia.

-¡Vaya, vaya! Veo que habéis tenido un día muy aventurero. ¿Y vuestra madre no os ha hablado de la bruja granuja?

-Ahhhhhh. No. ¿Cuál es? ¡Mamá, mamaaaaa…! –Gritaron las dos a la vez.

Raquel se sentó en la cama con ellos y señalando el castillo iluminado que asomaba por la ventana dijo:

-Nos espera allí, en el país de los piratas folloneros….

 “No hay teoría, simplemente escucha. La fantasía es la ley

Claude Debussy

 

Puedes hacer una consulta por Whatsapp

¡Hola! Haga clic en mi foto para iniciar un chat por Whatsapp

Matilde Bello

Matilde Bello

Periodista y escritora

online

Pin It on Pinterest

Share This