Lucía lleva en sus ojos la noche perpetua

por | Abr 3, 2024 | Blog | 2 Comentarios

Lucía Intuición

Lucía, lengua depilada, desde el fondo del espejo contempla un universo que intuye, que huele, respira y que siendo real, solo imagina.
Se reta y salva barreras que dejan a los de su especie donde me reconozco como un estorbo.

Lucía lleva en sus ojos la noche perpetua, y siempre amanece. Se mueve en un mundo de luces incapaz de distinguir ni siquiera las sombras.
Para ella los colores son sonidos y aromas siendo su favorito la piel de Javi.

Y sí, Lucía te manda a la mierda y al instante, recita a George Gordon Byron.

A aquellos que dicen que me llevo mal con el romance, con la literatura cotidiana, fresca, directa y casual, perdónales señor, porque no saben lo que hacen.

Lo que no soporto es que se idiotice el amor, que se banalice y mucho menos, la mala letra, y de esto, por desgracia, se ponga el gremio como se ponga, hay mucho.
Demasiado.

Pero cuando tropiezas con un texto como el de Matilde Bello, mientras ella sufre, un servidor disfruta. Se deja llevar por la historia, como mecido por las olas del mediterráneo cuando está tranquilo.
Tal vez a nadie le importe, pero para mi, lo primero es la prosa y después lo que venga.

No tiene que ser prodigiosa, ni profunda, ni filosófica, pero ha de ser, cuando menos, limpia.
La autora goza del talento necesario para llamarle escritora. Las palabras correctas, en el sitio adecuado, teniendo en cuenta, lo que se está expresando. Parece fácil. No lo es en absoluto.

Claro que, un servidor jugaba con ventaja, pues a Matilde la había leído en muchas partes. Sabía dónde me metía, pero me faltaba su versión desenfadada.
No me conquista. Eso ya lo hizo hace tiempo. Simplemente me deleita.

¿Con un libro «ligero»?
Sí.
Y es que la novela tiene trampa. Ya no por la referencias literarias al poeta británico, sino también, por su música y por las capas que deja la autora en sus páginas, para que cada lector las aprecie y sienta a su manera.

La forma de introducir las pequeñas y grandes dificultades de una persona invidente en un mundo tan acelerado como el nuestro, es sublime.
No necesita explicarlo, solo narrar cuanto acontece y, de esta forma, yo me he sentido más consciente.
Por lo demás, Lucía, intuición es la primera parte de una bilogía, y sirve como introducción a la historia y a los personajes que en ella habitan.
Su protagonista, pese a sus defectos es capaz de alcanzar tu alma. Lógico. Ella conoce mejor que nadie el mundo invisible.
Ah…y te deja en un punto donde, irremediablemente, pedirás a gritos la segunda entrega.
¡Lucía inspiración! Yo te invoco para que formes parte de mi banda sonora literaria.
¿Ves Matilde, como no era tan mala idea leerte?
¡Gracias, gracias, gracias!
A los demás:
Dejad que esta deslenguada, a veces infantil pero valiente mujer entre en vuestras vidas.
Lucía mira, observa, ve y siente desde lo más profundo de sus entrañas.
Ciega, dicen…y yo, sonrió.

Rafa Pérez Delgado (reseña publicada en Instagram)
@rafaperezdelgado

Lucía Intuición

Lucía, lengua depilada, desde el fondo del espejo contempla un universo que intuye, que huele, respira y que siendo real, solo imagina.
Se reta y salva barreras que dejan a los de su especie donde me reconozco como un estorbo.

Lucía lleva en sus ojos la noche perpetua, y siempre amanece. Se mueve en un mundo de luces incapaz de distinguir ni siquiera las sombras.
Para ella los colores son sonidos y aromas siendo su favorito la piel de Javi.

Y sí, Lucía te manda a la mierda y al instante, recita a George Gordon Byron.

A aquellos que dicen que me llevo mal con el romance, con la literatura cotidiana, fresca, directa y casual, perdónales señor, porque no saben lo que hacen.

Lo que no soporto es que se idiotice el amor, que se banalice y mucho menos, la mala letra, y de esto, por desgracia, se ponga el gremio como se ponga, hay mucho.
Demasiado.

Pero cuando tropiezas con un texto como el de Matilde Bello, mientras ella sufre, un servidor disfruta. Se deja llevar por la historia, como mecido por las olas del mediterráneo cuando está tranquilo.
Tal vez a nadie le importe, pero para mi, lo primero es la prosa y después lo que venga.

No tiene que ser prodigiosa, ni profunda, ni filosófica, pero ha de ser, cuando menos, limpia.
La autora goza del talento necesario para llamarle escritora. Las palabras correctas, en el sitio adecuado, teniendo en cuenta, lo que se está expresando. Parece fácil. No lo es en absoluto.

Claro que, un servidor jugaba con ventaja, pues a Matilde la había leído en muchas partes. Sabía dónde me metía, pero me faltaba su versión desenfadada.
No me conquista. Eso ya lo hizo hace tiempo. Simplemente me deleita.

¿Con un libro «ligero»?
Sí.
Y es que la novela tiene trampa. Ya no por la referencias literarias al poeta británico, sino también, por su música y por las capas que deja la autora en sus páginas, para que cada lector las aprecie y sienta a su manera.

La forma de introducir las pequeñas y grandes dificultades de una persona invidente en un mundo tan acelerado como el nuestro, es sublime.
No necesita explicarlo, solo narrar cuanto acontece y, de esta forma, yo me he sentido más consciente.
Por lo demás, Lucía, intuición es la primera parte de una bilogía, y sirve como introducción a la historia y a los personajes que en ella habitan.
Su protagonista, pese a sus defectos es capaz de alcanzar tu alma. Lógico. Ella conoce mejor que nadie el mundo invisible.
Ah…y te deja en un punto donde, irremediablemente, pedirás a gritos la segunda entrega.
¡Lucía inspiración! Yo te invoco para que formes parte de mi banda sonora literaria.
¿Ves Matilde, como no era tan mala idea leerte?
¡Gracias, gracias, gracias!
A los demás:
Dejad que esta deslenguada, a veces infantil pero valiente mujer entre en vuestras vidas.
Lucía mira, observa, ve y siente desde lo más profundo de sus entrañas.
Ciega, dicen…y yo, sonrió.

Rafa Pérez Delgado (reseña publicada en Instagram)
@rafaperezdelgado

Puedes hacer una consulta por Whatsapp

¡Hola! Haga clic en mi foto para iniciar un chat por Whatsapp

Matilde Bello

Matilde Bello

Periodista y escritora

online

Pin It on Pinterest

Share This