Mejor ventanas en pompa…

por | Dic 3, 2020 | Blog | 8 Comentarios

ventanas en pompa, mujer

Imagen libre de derechos. Pixabay

Se ha sonrojado  el cielo de ver cómo se rompe el aire, cómo espadas en alto afilan el miedo que habita en los pliegues de la oscuridad. Se ha entumecido con el latido agrio de tu corazón a la intemperie, se ha vestido con la ausencia que tu mirada vierte, se ha encogido de tanta infamia escrita con sangre agazapada tras el umbral.

Se ha cansado el sol de tanta niebla y tanto frío, de veranos confiscados que agonizan bajo la cerradura del que dirán. Ya no quiere la luna dejar su huella muda sobre noches desguazadas ni días doloridos, sobre lágrimas que dejas en la almohada sin hacer ruido y mueren de orfandad.

Mejor hablar, aunque sea bajito, aunque evites los ojos de quien te vaya a escuchar. Mejor ventanas en pompa a mil posibilidades que tenías prohibido, que puertas clandestinas a la soledad. Mejor una caricia del viento dibujando tu rostro perdido que disfrazar el desamparo de tu alma ultrajada gratis por cobardía y maldad.

¿Calladita estás más guapa? Solo si eres tú quien busca en el sigilo de la mañana un aliento para despertar. Porque hay un murmullo provocando un incendio, una voz que te grita por dentro que la solución no es el silencio, esa ley tramposa que sortea tu resistencia para cegar al tiempo, solo te quiere sabotear.

Mejor dueña de tus fracasos que esclava de la libertad que otros te dan, mejor artífice de tu destino, borroso o fruncido, a que te retengan, o te empujen sin preguntar,  mejor artista de tus errores, señora de tus deslices, dueña de tus pasiones, que nadie te diga nunca que no te puedes equivocar.

Si te dan la mano que sea para calentar tus sueños, para vencer el vértigo y nadar por las aguas de la complicidad; que las sombras se desprendan de su traje siniestro, sean solo el susurro cálido de los árboles secundando tus pasos, al pasar. Si te miran de frente que sea para ver el mundo con tus ojos, para escuchar tu misterio y entender lo que te hace brillar.

Mejor una tormenta de hielo cuando las palabras arañan la garganta que miles de primaveras sordas e inertes tras el cristal; mejor reconocer el valor de tu alma desnuda que renunciar por decreto a tu voluntad; mejor mujer que renace y camina, que se sube a lomos de su vida, que se descubre, bien extendidas, las alas que siempre tuvo para volar.

 

 “No existen las distancias cuando se tiene un motivo”

Jane Austin

“Nunca tomes decisiones basadas en el miedo; toma decisiones basadas en la esperanza y la posibilidad”

Michelle Obama

 

ventanas en pompa, mujer

Imagen libre de derechos. Pixabay

Se ha sonrojado  el cielo de ver cómo se rompe el aire, cómo espadas en alto afilan el miedo que habita en los pliegues de la oscuridad. Se ha entumecido con el latido agrio de tu corazón a la intemperie, se ha vestido con la ausencia que tu mirada vierte, se ha encogido de tanta infamia escrita con sangre agazapada tras el umbral.

Se ha cansado el sol de tanta niebla y tanto frío, de veranos confiscados que agonizan bajo la cerradura del que dirán. Ya no quiere la luna dejar su huella muda sobre noches desguazadas ni días doloridos, sobre lágrimas que dejas en la almohada sin hacer ruido y mueren de orfandad.

Mejor hablar, aunque sea bajito, aunque evites los ojos de quien te vaya a escuchar. Mejor ventanas en pompa a mil posibilidades que tenías prohibido, que puertas clandestinas a la soledad. Mejor una caricia del viento dibujando tu rostro perdido que disfrazar el desamparo de tu alma ultrajada gratis por cobardía y maldad.

¿Calladita estás más guapa? Solo si eres tú quien busca en el sigilo de la mañana un aliento para despertar. Porque hay un murmullo provocando un incendio, una voz que te grita por dentro que la solución no es el silencio, esa ley tramposa que sortea tu resistencia para cegar al tiempo, solo te quiere sabotear.

Mejor dueña de tus fracasos que esclava de la libertad que otros te dan, mejor artífice de tu destino, borroso o fruncido, a que te retengan, o te empujen sin preguntar,  mejor artista de tus errores, señora de tus deslices, dueña de tus pasiones, que nadie te diga nunca que no te puedes equivocar.

Si te dan la mano que sea para calentar tus sueños, para vencer el vértigo y nadar por las aguas de la complicidad; que las sombras se desprendan de su traje siniestro, sean solo el susurro cálido de los árboles secundando tus pasos, al pasar. Si te miran de frente que sea para ver el mundo con tus ojos, para escuchar tu misterio y entender lo que te hace brillar.

Mejor una tormenta de hielo cuando las palabras arañan la garganta que miles de primaveras sordas e inertes tras el cristal; mejor reconocer el valor de tu alma desnuda que renunciar por decreto a tu voluntad; mejor mujer que renace y camina, que se sube a lomos de su vida, que se descubre, bien extendidas, las alas que siempre tuvo para volar.

 

 “No existen las distancias cuando se tiene un motivo”

Jane Austin

“Nunca tomes decisiones basadas en el miedo; toma decisiones basadas en la esperanza y la posibilidad”

Michelle Obama

 

Puedes hacer una consulta por Whatsapp

¡Hola! Haga clic en mi foto para iniciar un chat por Whatsapp

Matilde Bello

Matilde Bello

Periodista y escritora

online

Pin It on Pinterest

Share This